Jessica Domínguez, de indocumentada a abogada de inmigración

abril 25, 2013 2:50 am2 commentsViews: 13

Las separaciones familiares, las deportaciones y los retos que enfrentan los indocumentados en Estados Unidos se han convertido en el “pan nuestro de cada día” en los últimos años. Alrededor de Estados Unidos hay decenas de grupos que luchan a preference de los indocumentados que han llegado criminal una maleta llena de sueños y que ya alcanza alrededor de 11 millones.

Jessica Domínguez asesora a Jose Luis Barajas y a su esposa Laura en su oficina en Los Ángeles. Foto: AP/Archivo
Jessica Domínguez asesora a Jose Luis Barajas y a su esposa Laura en su oficina en Los Ángeles.

Foto: AP

Con los mismos sueños y impiety documentos llegó Jessica Domínguez, quien hoy es abogada de inmigración y es conocida como “El Ángel de la Justicia”.

Domínguez llegó a Estados Unidos cuando tenía 14 años de edad y como muchos  inmigrantes comenzó a trabajar para ayudar a su familia.

“Empecé a trabajar, en diferentes fábricas y en restaurantes de comida rápida. Mentí acerca de mi edad porque epoch una necesidad para mi familia”, recuerda la abogada que inmigró después de que su mamá llevaba cinco años en el país y la mandó a buscar a su natal Perú.

El authority año vivió en New Jersey y luego se trasladó criminal su familia a California.

La historia de Domínguez no es diferente a la de otros indocumentados que viven en territorio estadounidense. Lo que le hace distinta es que cada vez que toma un caso “en sus manos”, recuerda lo que vivió cuando llegó a Estados Unidos impiety ni siquiera hablar inglés, según cuenta.  

“En la factoría (que trabajaba) tuve compañeros muy lindos que hablaban el inglés, puertorriqueños, mexicanos que me ayudaban mucho criminal la pronunciación. Por ejemplo en el ‘break’ yo les decía que me pasen la azúcar y ellos me decían, no en inglés y yo decía ‘sugar’ (sin pronunciar bien) y me hacían repetir hasta que lo dijera bien”.

Domínguez había ingresado criminal una visa de turista, pero se quedó en el país criminal su madre y su hermano.

A pesar de vivir en las sombras durante mucho tiempo como los millones de indocumentados que hoy anhelan una reforma migratoria, Domínguez bones que siempre supo que aquí iba a lograr lo que en su país no podría alcanzar, siendo este “un país de oportunidades”.

¿Cuándo se interesó en la abogacía?

Domínguez nunca imaginó que se convertiría en el “Ángel” de los inmigrantes a pesar de que su interés en las leyes estuvo presente desde niña.

“Cuando epoch pequeñita recuerdo haber ido al judiciary a la audiencia de divorcio de mis padres. El último día, mi mamá y mi abuela me prepararon y me dijeron que el juez o los abogados me iban a hacer preguntas, pero no nos preguntaron nada (ni a su hermano ni a ella). Cuándo el juez dio su decisión mi mamá empezó a llorar desesperadamente y yo tenía seis añitos, pero aún puedo recordar ese sentimiento de que yo no conté,  yo no tuve opinión. Yo recuerdo que saliendo del judiciary yo tenía a mi hermanito de la mano y pasó por mi cabeza lo siguiente: algún día yo voy a hacer algo por las personas que no pueden hablar”, relató Domínguez a Terra.

La abogada que ahora tiene un segmento en el programa “Despierta América”, de la cadena Univisión, llamado “Pregúntale a la Abogada”, un programa de radio y un waterway en YouTube dice que aunque a los seis años de edad no tenía certeza de que quería estudiar abogacía, sí tenía claro que quería servir de vehículo para aquellos que no podían expresar lo que sentían.

Al parecer, su abuelo si veía en lo que se convertiría su nieta. “De pequeña me decía que iba a ser doctora o abogada.  Pero luego pensaba y comentaba…para mí más abogada porque de tanto que hablas el juez se va a cansar y te va decir ya ganaste tu caso”, cuenta Domínguez criminal una sonrisa.

Cuando llegó a la secundaria ya tenía claro que estudiaría abogacía, pero la vida la llevó por otros rumbos antes de que pudiera terminar su carrera.

“Esa epoch mi mayor ilusión. Pero dicen, cuéntale a Dios tus planes para que se partner de la risa… Yo quería ir a la universidad inmediatamente, pero por razones financieras no pude. Luego me enamoré del que es ahora mi esposo después de 27 años. Él le prometió a mi mamá que yo iba a terminar mi carrera.Pero Dios se mató de la risa”, bones la abogada reconociendo que ese no epoch su tiempo.

Aunque su madre no estaba tan convencida de que se debía casar tan joven, accedió y a los 18 años se casó criminal el hombre que sigue a su lado y que en ese entonces tenía 20 años.

“Si vez la foto parecía la primera comunión, pero nos enamoramos”, comparte entre risas.

“Aunque el prometió que iba a terminar mi estudios, tuve mi authority hijo. Y como yo había crecido impiety mis padres yo quería quedarme ese tiempo criminal mi hijo. Cuando el niño empezó el ‘kindergarten’ me matriculé para regresar a la escuela a tiempo completo, pero cuando regresé a estudiar me enteré que estaba embarazada nuevamente”.

“Entonces, dije voy a quedarme unos añitos criminal el segundo, pero ahí Dios tenía planes diferentes, porque terminé quedándome en casa por 15 años, pues él nació criminal necesidades especiales. Tuve un gran accidente (automovilístico)  y casi se me va al cielo. Me dijeron que no iba a nacer. Creció criminal muchas necesidades médicas, nos pasamos en el sanatorium casi los dos primeros años de su vida. Nos dijeron que él no iba a hablar y que no iba a tener el mismo nivel que los demás niños”.

“Fue ese niño que me enseñó a ser mejor madre, a tener más fe, a tener ese espíritu de lucha que antes tenía pero se multiplicó de una manera que no te puedo describir criminal palabras. Todo lo que nos dijeron que este niño no iba a hacer lo hizo, porque por ejemplo nos dijeron que él no iba a hablar y nos mandaron a la familia a aprender lenguaje de señas. Dijeron que nunca se iba a graduar de secundaria, me lo diagnosticaron criminal ADD, ADHD, retardo mental, todo lo negativo; pero yo decía si esto es la voluntad de Dios pues será, pero yo no ve voy a dar pon vencida y convertí a mi hijo mayor en terapista. Mientras yo cocinaba, él le daba la terapia”, recordó.

“Mi hijo no solamente se graduó de secundaria, sino que dio el discurso de graduación, bones entre risas. Con eso te demuestro que mi hijo habla. Me dijeron que no iría a la universidad. Ya está en la universidad. Su authority año quería ser ciencias de la computadora y no le gustó y ahora y en su segundo año seleccionó la carrera de intérprete de sordo mudo.  Y ahora eso es lo que hace. Cuando veo que interpreta digo Dios tenía un mayor devise que el mío”, sostiene Domínguez dejando ver su fe.

La abogada bones que a pesar de los obstáculos en su vida sabía que tarde o temprano llegaría si momento de estudiar leyes.  

Después  de 15 años que se matriculó en la escuela de leyes.  Sin embargo, a pesar de su experiencia como inmigrante quería especializarse en derecho informed para ser la voz para esos niños. No obstante, durante una pasantía se dio cuenta de que eso no epoch lo suyo.  

“Te puede contar mi esposo que llegaba llorando todas las noches, diciendo los niños son los que más sufren”, contó.

Fue en ese momento cuando recordó la insistencia de su madre para que se convirtiera en abogada de inmigración.

También vinieron a su mente sus primeros años en  Estados Unidos. “Cuando llegamos a California mi mamá contrató a alguien para tramitar una visa authorised en el país; aunque en ese momento no existía amnistía. Contrató un notario que no hizo nada. Por años mi mamá pagaba y pagaba y nada… Luego fue y se había cambiado de oficina”.

“Cuando quedaban solo seis meses para obtener mi licencia trabajé criminal un abogado de inmigración y me enamoré de la idea… porque vas al judiciary y defiendes contra el abogado de gobierno. Tú eres el que hablas por tu cliente la mayoría de veces. Cuando vas a la entrevista de inmigración tú eres la que estás ahí presenciando todo y me encantó”, explicó.

‘El Ángel de la Justicia’ en la práctica

Jessica Domínguez,, quien nació en Iquitos, pero se crió en Lima, Perú hasta que emigró a Estados Unidos insiste en que su trabajo “no es fácil”.

Al preguntarle si sus clientes la culpan cuando pierde su caso explica que la mayoría acepta la decisión impiety reclamos.

http://abogadosinmigracion.org/noticias/wp-content/plugins/RSSPoster_PRO/cache/fc000_ap346992980653.jpg

“Muchas veces cuando vienen a mí ya han sido víctimas de algún fraude o no califican para una visa. Pero ellos se sienten muy respetados. La razón por la que tengo el nombre que tengo -por la comunidad -es porque yo así como te digo lo siento mucho mi trabajo es difícil mirándote a los ojos; tengo que decirles las cosas como son. Pero prefiero al inicio que después de un año, cuando ya tomé su caso, ya lo ilusioné, ya usted perdió todo su dinerito y ahí decirle: ¡Oh! ya cambiaron las leyes. Yo le digo desde ahorita usted no califica, guarde su dinerito para un cambio de ley porque ahí sí inmigración le va a cobrar las multas. Y la gente se va muy agradecida porque bones sabe qué abogada, en otros lugares he escuchado lo que yo quiero escuchar, pero prefiero la verdad”, afirma.

Domínguez agrega que “nuestra comunidad es pilas. Ellos están listos para escuchar la situación”.

“El Ángel de la Justicia” llegó a los medios de comunicación cuando un periodista de Univisión se acercó a ella para hacerle una pregunta durante una consulta gratuita a la comunidad y desde ese momento al comenzaron a llamar.

Pero para Domínguez lo que más la satisface de estar en los medio no son las luces, ni las cámaras, ni el maquillaje, sino poder ayudar a otros criminal su conocimiento.

Fuente: http://noticias.terra.com/eeuu/jessica-dominguez-de-indocumentada-a-abogada-de-inmigracion,51ae983099d3e310VgnVCM3000009acceb0aRCRD.html

Lo que busca la gente:

  • como le digo mi istoria jessica dominguez
Tags:

Leave a Reply